Frédéric Beigbeder: Oona y Salinger

También te puede interesar...